Recursos para aprender inglés
Cómo prepararte para alcanzar los niveles de inglés que necesitas

En BCC English Mobile creemos en la autonomía del usuario, por eso queremos explicarte algunos puntos fundamentales a la hora de prepararte para algún nivel de inglés. 


1. Elegir el nivel al que aspiras

El primer paso debe ser tener claro qué nivel de inglés quieres obtener. Lo mejor es ser realista, es decir, saber de cuánto tiempo dispones para preparar el examen, tus conocimientos previos y adecuarse al tipo de prueba a realizar. 

En la actualidad, siguiendo el marco de la Unión Europea, el nivel medio de inglés se sitúa en un B2. Aun así, cada vez en más lugares se pide más el C1, el avanzado, por lo que es algo que debes tener en cuenta a la hora de realizar tu elección.

 

2. Fija metas y objetivos (que sean realistas).

Una vez sepas el tipo de examen al que te presentarás, el siguiente paso es la organización. Debes programar las lecciones y los tiempos de estudio de una forma semanal y acorde al ritmo de vida personal que tengas. Una vez se vayan cumpliendo los objetivos del estudio que hayas fijado, será mucho más fácil repasar los contenidos los días antes del examen.

 3. Analizar los contenidos

Es importante saber cuáles son los contenidos a incorporar y en cuáles tienes que empeñarte más para mejorar tu nivel. Localizada la estructura que tendrá tu examen, es crucial centrarte en cada uno de los apartados y dedicarle el tiempo que consideres necesario.

No sólo hay que trabajar los apartados de gramática y vocabulario, sino que también debes trabajar la comprensión oral y lectora. Éstas muchas veces son olvidadas, pero marcan diferencias. Al dominarlas, demostrarás que sabes desenvolverte en determinados contextos y entiendes bien el idioma.Son claves a la hora de tener un buen nivel de inglés. 

4.  Haz un calendario: 

Ya hemos hablado de que la organización es un punto clave. Sin embargo, una vez  fijados los objetivos y metas, será fundamental que hagas un calendario. Organizando los contenidos y las lecciones que estudias cada día, en función de la disponibilidad y horarios que tengas. 

Sé realista; el que mucho abarca poco aprieta. Lo importante a la hora de prepararse para un nivel, no es tanto cuánto hagas en un día, si no cómo lo haces. Realizar una lección con sus ejercicios y entendiendo cada paso que das, siempre será mejor que hacer 3 ejercicios rápido y mal, teniendo que volver a estudiarlas en un futuro. Sé productivo. Si te organizas de manera coherente, rentabilizarás el aprendizaje y el tiempo invertido. 

5. Sé constante

La constancia es probablemente el elemento más importante de todo el proceso. Si bien es cierto que aprender de manera autónoma tiene muchas ventajas, también hay que saber que, en este caso, tú eres el único que puede obligarte a hacer algo. No servirá de nada que hagas cualquiera de los pasos anteriores si, a la hora de la verdad, no eres constante en tu estudio; cumplir objetivos y realizar la tarea diaria te garantizarán el éxito a la hora de adquirir el nivel de inglés deseado. 

Como verás, el método es sencillo. La cuestión es la voluntad y organización del que se dispone hacerlo, un ejercicio tan exigente y autónomo requiere disciplina diaria. Nuestro consejo es que te examines cada semana, valores tus puntos fuertes y débiles siendo lo más imparcial posible, para conseguir trazar un mapa del progreso, sé sincero, no te mientas, al fin y al cabo en este tipo de ejercicios tú eres tu único límite. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el tráfico en nuestra web mediante la obtención de los datos necesarios para estudiar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso, en todo caso su consentimiento puede ser retirado en cualquier momento aquí. Puede obtener más información en la Política de Cookies.